Vuelta a España 2018 - Pinot ganó la 15ª etapa.
Escrito por Deportes en Acción    Domingo, 09 de Septiembre de 2018 19:33    PDF Imprimir


Pinot (foto), entrando en la meta de los Lagos de Covadonga. Yates se desespera con Nairo. Clasificaciones tras la 15ª etapa. El británico amplía su liderato respecto al colombiano del Movistar Team. ¿A qué espera Nairo Quintana para moverse? Marino Lejarreta, Perico Delgado, Lucho Herrera, Laurent Jalabert... todos ellos conquistaron alguna vez las sinuosas e interminables rampas de los Lagos de Covadonga. Saben que la etapa asturiana es sinónimo de dolor y gloria, de espectáculo.

Casi siempre llueve. La niebla suele presentarse a la fiesta. No en esta ocasión, donde lució el sol. Bernard Hinault comparó en su día esta cima con el mítico Alpe dHuez francés. El mito francés lo señaló tras comprobar la larga ascensión de categoría especial con 14 kilómetros al 7% de desnivel y con rampas de hasta el 20%. La jornada arrancó con una fuga de nivel como está siendo habitual en las últimas fechas. Cortina volvió a colarse, como había prometido, y con él se fueron otros hombres como Roche, Erviti, King, Rolland, Bennett, Van Poppel, Tao, el infatigable Mollema, Fellini, Conti o Schultz. Un grupo de nivel donde viajaban seis ganadores de etapa en la Vuelta (Erviti, Roche, Mollema, King, Van Poppel y Conti) y uno de la regularidad (Fellini en 2016). Como novedad, esta vez se subiría dos veces El Miraor del Fito. Un habitual en Los Lagos, también es conocido por ser el último puerto que subió Miguel Indurain antes de echar el pie a tierra (en la Vuelta de 1996) en lo que después se traduciría en su retirada. Kuss, uno de los hombres del ciclismo del futuro, y Maté, que salió enfermo, comenzaron a quedarse descolgados del pelotón a 80 kilómetros de meta. El marbellí, lastrado por una bronquitis, sufrió de lo lindo durante toda la ascensión. Kazjistán capital Lagos. Por delante era Astana quien endurecía el ritmo mostrando las intenciones de Miguel Ángel López, que el sábado no pudo rematar en Les Praeres al estar pendiente de Nairo y Valverde. La carrera, pese al doble paso por el Fito, no se rompió como se presuponía. Kwiatkowski y Geniez se fueron al suelo en un duro golpe que podría complicar la actuación el polaco en el final de esta Vuelta y en el Mundial de Austria. Sabiendo que era una misión casi imposible, pero con ganas de soñar, Cortina buscó la gloria en solitario a falta de 21 km para el final. La niebla comenzaba a filtrarse en la cima para darle todavía un toque más épico a la jornada. El gijonés pedía ayuda a la Santina un día después de su fiesta. Comenzó a quitarse ropa para afrontar lo más ligero posible una de las subidas más duras de la Vuelta. Le cazaron a 8 km de la meta, fue entonces el momento de disfrutar y dejarse ir ante su gente. López encendió el mechero a 7 km. Nairo, que tenía a dos compañeros aún a su vera, les pidió que cerrasen el hueco pero tuvo que ser él quien cortase el espacio. Después fue Yates quien lo intentó y ahí sí fue Valverde quien solucionó la papeleta. Pinot se fue mientras el resto de favoritos se miraban. Yates lo buscó con hasta tres ataques consecutivos. Pero Nairo los secó todos. Pinot se llevó un triunfo histórico mientras Quintana perdió 34 segundos respecto al francés. "Las fuerzas estaban muy parecidas, ahí juega mucho la estrategia", dijo el colombiano, quien ensalzó el comportamiento de López. En plena ascensión Yates se enfadó con él por no dar relevos e ir todo el rato a su rueda. "Es normal que se enfade. Hay mucha tensión en esos momentos, cada uno busca no perder. Él es el líder y tenía que defenderse", puntualizó.
Descanso antes de la crono. El pelotón afronta este lunes la segunda jornada de descanso de esta Vuelta. Lo harán tras terminar el temido tríptico astur-leonés y antes de afrontar la crono de Torrelavega. Una batalla individual en una crono de 32 km entre Santillana del Mar y Torrelavega. Urán, Kelderman y Valverde podrían recortar tiempo al líder en una especialidad que controlan a la perfección.