TOUR DE FRANCIA | ETAPA 3 - Merlier gana otra etapa accidentada.
Escrito por Deportes en Accion    Lunes, 28 de Junio de 2021 16:50    PDF Imprimir


Carapaz y Mas sobreviven. Roglic, Thomas, Lopez, Ewan y Sagan se cayeron. Pogacar llegó cortado. Gesink y Haig se retiraron. Un drama.

La tercera etapa apuntaba este lunes a un final al esprint y a una jornada con poca historia… Pero ya se sabe: el Tour lo carga el diablo. El pronóstico de llegada masiva sí se cumplió, o algo parecido, porque el pelotón llegó hecho trizas a Pontivy. Ganó el belga Tim Merlier, segunda victoria consecutiva para el Alpecin. Pero no la segunda parte de la premisa. No hay etapas de transición o de trámite en el Tour, por mucho que nos empeñemos. Hay que erradicar esos términos del diccionario ciclista. Geraint Thomas, Primoz Roglic, Superman López, Robert Gesink, Jack Haig, Caleb Ewan y Peter Sagan, entre otros, pueden dar fe.

Para empezar, una caída tonta en el km 37 revolcó a Thomas, un firme candidato, junto a dos rivales del Jumbo, Gesink y Tony Martin, el mismo que se tragó el primer día a una irresponsable aficionada. Gesink, el peor parado, tuvo que bajarse de la bicicleta. Roglic perdía así a un gran apoyo para la montaña, mientras que Martin acumulaba magulladuras, pero sus desgracias no iban a acabar ahí. El esloveno voló al prado a falta de diez kilómetros, con el pelotón en pleno estado de nervios en las estrechas carreteras bretonas, en unos kilómetros finales que encadenaron caída tras caída. Roglic cruzó la meta a 1:21, en el mismo grupo que López, accidentado un poco antes en circunstancias similares. Ni siquiera se salvó Tadej Pogacar, cortado algo más adelante en un percance que dejó fuera de combate a Jack Haig. Cedió 26 segundos, en el mismo grupo de Thomas, pero aventajó a Roglic por 55.

Por momentos se temió también que Thomas siguiera el mismo camino que Gesink en la primera caída, pero pudo continuar y enlazar con el pelotón, arropado por sus compañeros Luke Rowe, Jonathan Castroviejo y Van Baarle. El ganador del Tour 2018 sufrió una luxación de hombro, que fue reconducida. Ahora hay que esperar a ver cómo evoluciona de las heridas en los próximos días, sobre todo de cara a esa contrarreloj del miércoles en Laval, donde partía entre los grandes aspirantes. Un caso idéntico al de Roglic. El Ineos, que arrancó el Tour con excedente de líderes, se ha visto castigado en estos primeros tres días de carrera. Las montoneras inaugurales ya hicieron perder 2:16 minutos a Richie Porte y 5:33 a Tao Geoghehan Hart. El único que se mantiene intacto, crucemos los dedos, es Richard Carapaz, que este lunes entró delante, en el puesto 13º, y ya es tercero en la general, a 31 segundos. Por delante sólo ve a Van der Poel y Alaphilippe, que en teoría no son rivales para esta guerra.

Primoz Roglic cruzó la meta a 1:21 minutos del ganador con evidentes señales de su caída. La etapa había salido de Lorient, en cuyo velódromo se impuso Aurelio González en el Tour de 1968, el mismo año que acabaría como rey de la Montaña. El recorrido también pasó por Plumelec, la meta donde Alejandro Valverde logró una brillante victoria en 2008 para embutirse el maillot amarillo. Dos antecedentes que, obviamente, no tuvieron continuidad en la meta de Pontivy. El ciclismo español no está ahora para esos desafíos, y mucho menos en un esprint, desde la época no tan lejana de Óscar Freire. Al menos, entre tantos sobresaltos, Enric Mas sobrevive con los mejores. El balear llegó a 14 segundos de Merlier y ascendió a la séptima posición de la general, a 40”, flanqueado por Pogacar y Nairo Quintana. El otro líder del Movistar, López, no puede decir lo mismo. Colecciona desgracias.

Pontivy acogió un esprint reducido, un esprint de supervivientes… Y para seguir la tendencia, también deparó una dura caída entre Caleb Ewan y Peter Sagan. La imagen del australiano tendido en la calzada, mientras el pelotón llegaba partido en mil pedazos, define perfectamente esta nueva escabechina del Tour.