VUELTA A ESPAÑA | ETAPA 3 - El viejo Taaramäe dobla premio.
Escrito por Deportes en Accion    Lunes, 16 de Agosto de 2021 16:44    PDF Imprimir

 

El estonio de 34 años, que ya ganó en La Farrapona en 2011, estrenó con victoria la cima del Picón Blanco y arrebató el maillot rojo a Roglic por 30 segundos.

El pelotón de La Vuelta 2021 brindó este lunes dos carreras en una. Por el mismo precio. Por un lado, la escapada, por la victoria de etapa. Se la llevó Rein Taaramäe. Por otro, la lucha de los gallos, por la victoria final. Aquí no hubo vencedores, aunque sí un vencido: Richard Carapaz. Ambas carreras se entrelazaron luego en la clasificación general, que ahora lidera el estonio del Wanty con 25 segundos sobre Kenny Elissonde y 30 sobre el patrón de la ronda, Primoz Roglic, quien no tuvo ningún inconveniente en ceder la prenda, todo lo contrario. Al esloveno seguramente le hubiera gustado perder más tiempo, para compartir responsabilidades y dosificar esfuerzos.

La primera carrera se decidió en una fuga consentida de ocho corredores, en la que los tres equipos invitados volvieron a mostrar su fidelidad y su agradecimiento: el Caja Rural, con el navarro Julen Amezqueta; el Euskaltel, con el murciano Antonio Jesús Soto, y el Burgos-BH, la escuadra de casa, con el holandés Jetse Bol. Esta vez no rodaron solos, junto a ellos se metieron hasta cuatro ciclistas con victorias en alguna gran vuelta: Liliam Calmejane, Kenny Elissonde, Rein Taaramäe y Joe Dombrowski. El grupo lo completó el joven Tobias Mayer, de 21 años, quinto clasificado hace unos días en una etapa similar de la Vuelta a Burgos. Una aventura variopinta.

El premio gordo se lo embolsó el más viejo del lugar, Rein Taaramäe, un ciclista de 34 años que ya lucía otro reputado triunfo en su palmarés, La Farrapona en 2011, además de otro en el Giro de Italia en 2016. El estonio, un buen rematador en este tipo de guerrillas, esperó su oportunidad en la ascensión final y aguantó el pulso a otros cazadores. Calmejane, vencedor en La Vuelta y en el Tour, arrancó de lejos, antes de comenzar la subida, pero no sacó hueco. Luego probó Elissonde, ganador en el Angliru en 2013. Y ya en las rampas más duras, a cuatro kilómetros, más a menos a la altura de las pancartas de AS Diario Oficial, allá donde el público recordaba la belleza del ciclismo con aficionados en las cunetas, Dombrowski, ganador este año en el Giro, apretó con un ataque sostenido. Taaramäe resistió todos los arreones, pero nadie resistió el suyo. Viejo zorro.

La imagen enseña el momento en el que se produjo la escapada de ocho corredores que posteriormente se jugaron la victoria, con Rein Taaramäe apretando los dientes, a la derecha, y con Jetse Bol, a izquierda, vigilante al movimiento. ©Photogomezsport

La segunda carrera, la que mira al podio final, se libró únicamente en el Picón Blanco, una subida inédita en la ronda española, pero bien conocida en la Vuelta a Burgos, donde se lleva incluyendo durante cinco ediciones, con ganadores de elevado prestigio: Mikel Landa, en 2017; Miguel Ángel López, en 2018; Iván Ramiro Sosa, en 2019; Remco Evenepoel, en 2020; y Romain Bardet, hace poco más de una semana, aunque en este caso terminó tras un descenso a Espinosa de los Monteros. Tres de esos protagonistas están en la batalla por La Vuelta.

La ascensión al Picón Blanco deparó pocos ataques, el más reseñable fue el de David de la Cruz, en busca de recortar el tiempo perdido en la caída del día anterior. Más bien fue una subida de desgaste, por la dureza acumulada por el kilometraje, por encima de 200 kilómetros, por el calor y por ese viento de cara que impedía progresar en las arrancadas. La selección se hizo de forma natural. Y ahí se vieron dos síntomas para el futuro. Roglic se quedó pronto sin compañeros, no parece traer un Jumbo tan potente como otras veces, y Carapaz, su retador el año pasado, se quedó descolgado del grupo de gallos y cedió un minuto.

El Movistar tomó las riendas en la última parte, con Alejandro Valverde en primera persona. Un acelerón que podría haber salvado el liderato del propio Roglic. Quizá lo hizo por eso. O para arañar el mayor tiempo posible a otros rivales rezagados, como Alexander Vlasov y Romain Bardet. O para allanar el camino a un ataque de Enric Mas que sí se produjo, con una mínima cosecha de tres segundos, pero buena renta para la moral. El balear ya se ha colocado segundo entre los aspirantes, después de meter 32 segundos a Vlasov. El maillot rojo se lo enfundó Taaramäe, doble premio. Allá donde se entrelazaron las dos carreras. En la clasificación general.

Clasificación

ETAPA

POS CICLISTA    EQUIPO               TIEMPO

1 Rein Taaramae

IWG       5h:16:57

2 Joe Dombrowski

UAD      +00:21

3 Kenny Elissonde

TFS         +00:36

4 Lilian Calmejane

ACT        +01:16

5 Enric Mas

MOV     +01:45

6 Miguel Angel López

MOV     +01:48

7 Primoz Roglic

TJV         +01:48

8 Adam Yates

IGD        +01:48

9 Mikel Landa

TBV        +01:48

10 Giulio Ciccone

TFS         +01:48