TOUR DE FRANCIA | ETAPA 8 - Dylan Teuns logró la victoria. Pogacar venía como una moto.
Escrito por Deportes en Accion    Sábado, 03 de Julio de 2021 18:02    Imprimir


Teuns: "Me dijeron por radio que Pogacar venía como una moto". Un monólogo de Tadej Pogacar.

El belga del Bahrain, de 29 años, logró su segundo triunfo en el Tour. Ion Izagirre concluyó segundo en meta después de "un error de juvenil".

Dylan Teuns fue el único integrante de la escapada que resistió frente a Tadej Pogacar en La Colombière: “Me avisaron por la radio de que se acercaba como una moto, así que apreté los dientes para coronar con ventaja. Sabía que si arriesgaba un poco en el descenso podría llegar en solitario a la meta”. El belga del Bahrain, de 29 años, logró en Le Grand Bornand su segundo triunfo en el Tour, tras el de La Planche des Belles Filles en 2019, y el primero de la campaña: “Se lo dedico a mi abuelo, le enterramos tres días antes de viajar a Brest. Siempre leía lo que hacía en los periódicos, así que espero que se sienta muy orgulloso. Por eso señalé al cielo”.

Teuns privó a Ion Izagirre de alcanzar también su segunda victoria en la ronda francesa. El guipuzcoano del Astana, un especialista en descensos con asfalto mojado, se mostró muy autocrítico con su actuación: “En el primer puerto de la jornada pequé de juvenil. Bajé al coche a por el chubasquero y eso me llevó a perder contacto con el grupo. Me salí, casi me caigo y eso me obligó a completar un gran esfuerzo para conectar de nuevo. Por eso me quedo con pena con la segunda plaza, creo que habría estado con Teuns en La Colombière”. Eso sí, avisó de que lo intentará más: “Si se presentan más oportunidades, lo probaré”.

Pogacar devuelve el golpe con una gesta de otra época.

El esloveno se enfundó el maillot amarillo en la primera jornada de los Alpes con un ataque a 30 km que tumbó a todos sus rivales. Teuns ganó la etapa.

El Tour de Francia 2021 vuelve a ser un monólogo de Tadej Pogacar. Un día después de que una emboscada de media montaña pusiera al esloveno contra las cuerdas, de que Wout van Aert se metiera de lleno en la lucha por el maillot amarillo con una espectacular cabalgada junto a su inseparable enemigo Van der Poel, de que el UAE Team exhibiera su debilidad como grupo, sólo un día después de una serie de acontecimientos que anunciaban un mayor equilibrio de fuerzas, Pogacar sacó el martillo en la primera etapa de los Alpes y devolvió el golpe a sus rivales sin ninguna piedad con una gesta de otra época. Así responde un campeón a las provocaciones.

Pogacar había anunciado su ataque prácticamente desde la salida, durante unos vibrantes primeros kilómetros que ya destaparon la fragilidad de otros dos gallos. Primero se descolgó Geraint Thomas, que el día anterior había aguantado a duras penas. Después se vino abajo Primoz Roglic, que ese mismo viernes se había despedido de la lucha. Los dos habían venido al Tour con el objetivo máximo en la mirilla, a rivalizar por el amarillo precisamente con Pogacar, el defensor del título, pero sendas caídas en la accidentada etapa del lunes abrieron una interrogante sobre su futuro que este sábado quedó definitivamente despejada. Thomas cruzó la meta a 36:03 minutos. Roglic lo hizo a 39:45. No están para competir en el Tour..

En esa cimbreante salida, bajo una lluvia que no desapareció en todo el recorrido, Pogacar ya estaba vigilante a los cortes, en actitud de no dejar escapar a ningún rival que pudiera complicarle la vida como en la víspera. La escapada tardó en formarse, pero cuando lo hizo colocó a ciclistas pata negra, como ocurre siempre en el Tour: Nairo Quintana, Simon Yates, Michael Woods, Ion Izagirre, Wout Poels, Guillaume Martin, Dylan Teuns… y también Alejandro Valverde, que rebobinó sus intenciones aterido de frío.

Pogacar ya luce el maillot amarillo del Tour de Francia, después de su hazaña en la primera cita con los Alpes.

Sin ningún rival de preocupación por delante, Pogacar dejó hacer. Su guerra era otra. El hachazo lo tenía reservado para el Col de Romme, el segundo de los tres grandes puertos de la jornada. El Ineos había asomado a la punta del grupo de favoritos, con intención de lanzar la operación remontada de Richard Carapaz, pero el UAE Team le arrebató la cabeza para que Davide Formolo marcara el camino a su líder. Pogacar no quería más sorpresas.

A tres kilómetros y medio de la cima, el dorsal uno pegó el primer arreón. Sólo le siguió Carapaz. La imagen anunciaba el duelo del Tour, pero no se produjo, ni parece que se vaya a producir. El esloveno, sin relevos del ecuatoriano, soltó otra andanada y se marchó en solitario, con la Colombiére y un total de 30 kilómetros por delante. No hay duelo. A esas alturas ya se había descolgado Van der Poel, adiós al sueño del amarillo. Sombrerazo, Mathieu. Pogacar coronó Romme con 1:08 sobre Carapaz y 2:03 sobre el grupo perseguidor de Enric Mas, que lideró durante muchos kilómetros Omar Fraile en favor de Alexey Lutsenko. Justo por detrás peleaba Van Aert, en defensa del maillot virtual que se esfumaba sin haberlo vestido. Su renta sobre el esloveno era de 3:13. Insuficiente ante un caníbal hambriento.

Dylan Teuns, belga de 29 años, logró la victoria en Le Grand Bornand, la segunda consecutiva del Bah­rain y su segunda en la ronda francesa, después de la que conquistó en La Planche des Belles Filles en 2019. A más de 40 segundos entraron Ion Izagirre y Woods, que precedieron al héroe del día, cuarto. El puesto era lo de menos, porque su reinado apunta a París... y a la historia del ciclismo. Pogacar ya aventaja en 1:48 a Van Aert, en 4:38 a Lutsenko, en 4:46 a Rigoberto Urán, en 5:00 a Jonas Vingegaard, en 5:01 a Carapaz, en 5:13 a Wilco Kelderman, en 5:15 a Enric Mas… El Tour busca segundo clasificado.