Copa América: “Contra Bolivia para nosotros es como una final”.
Escrito por Deportes en Accion    Miércoles, 23 de Junio de 2021 17:55    Imprimir


Óscar Tabárez habló este miércoles: “Si quieren vaticinar crisis, que lo hagan, como ocurrió muchas veces y después se tuvieron que esconder atrás del árbol”, dijo el maestro.

Óscar Tabárez habló este miércoles en la víspera del partido del jueves a las 18 horas frente a Bolivia, “un equipo bien estructurado” y “de buen pie” al que enfrentará en Cuiabá en su tercera presentación por el grupo A de la Copa América. “Tiene algunos movimientos muy particulares cuando va al ataque que necesitan de una concentración nuestra en las cosas que tenemos que hacer”, advirtió, y descartó rotar el plantel.

“Voy a poner el equipo que crea que puede servir más para el objetivo y por las características del rival, que tiene sus cosas fuertes también, con buenos resultados últimamente en la Eliminatoria y algunos contratiempos en la Copa América. Bolivia tiene cosas que merecen atención y vamos a poner el equipo que crea que está en mejores condiciones para eso, y no pensando en cuidar a alguien que esté sano. Es crucial este partido”, dijo.

“Debemos estar metidos en la concentración. Insisto en la idea de ganar porque, si empatamos, Uruguay clasifica, pero con una cantidad de puntos que hacen más difícil salir del cuarto puesto. Y en ese sentido para nosotros es como una final. Si salimos cuartos jugamos contra Brasil y es un partido dificilísimo, y una victoria nos pondría en una situación mejor”, dijo, más allá de que la afirmación no es veraz. Un empate dejaría a la Celeste con dos puntos y con uno a Bolivia, que en la última etapa se jugaría su chance ante Argentina.

“En el correr de estos 15 años hemos estado en situaciones mucho peores. Hoy la situación es complicada porque tenemos que ganarle sí o sí a Bolivia para clasificar y después ver en qué puesto, porque tenemos un partido más después. Dependemos de nosotros y esa es una cosa importante. Ahora es lo único que nos ocupa y la insistencia será con las cosas que, desde el punto de vista estratégico, se habían planteado”, indicó.

El cansancio no es ecuánime.

Consultado por los físicos y las recuperaciones, fue claro: “No tenemos mucho tiempo. No entiendo una Copa América con partidos tan importantes que en seis días tengamos que jugar tres partidos. Recién para el último partido de la serie tendremos un día más, que tendrían que ser los días normales para este tipo de competiciones, como ocurre en la Eurocopa. Hay otros equipos que no han pasado por esto”.

“Hay una cuestión que tiene que ver con el tiempo disponible pero también con la ecuanimidad que tiene que haber en el esfuerzo de los jugadores. Coincide que estamos en una ciudad (Cuiabá) donde el calor es muchísimo y eso aumenta el desgaste en los partidos”, señaló, y remarcó, sin decirlo, que otros equipos no han tenido la seguidilla de partidos que le tocó sufrir a Uruguay.

“Como tenemos que seguir buscando cosas y jugar con mucha intensidad, tenemos que manejar el plantel antes de los partidos y durante, y después trabajar mucho en la recuperación. Se está trabajando muy bien y evaluando los grados de recuperación de los jugadores. En función de eso no sólo vamos definiendo el equipo, sino que estaremos atentos a los jugadores que nos ofrecen dudas. Es parte de la cosa en un torneo donde, a medida que se va avanzando, se siente la exigencia del torneo mismo”, agregó.

La mejoría en el juego y los vaticinadores de crisis.

Sobre el hecho de haber cortado la sequía goleadora en el partido del pasado lunes, consideró que “fue consecuencia de algo más importante como la mejoría del juego”. “Por momentos impusimos cosas a un rival difícil como Chile. La sensación es que logramos muchas de las cosas que queríamos ver en el campo pero no alcanzó para ganar y lo seguimos lamentando. Ahora nos quedan seis puntos y lo intentaremos con la misma actitud y tesitura”, señaló.

“Generamos por los laterales, sobre todo por el derecho. Hicimos un segundo tiempo con mucha intensidad, comprobado por estudios científicos. La intensidad que tuvimos en el segundo tiempo superó mucho a la del rival. Íbamos en desventaja y capaz que el único error colectivo que cometimos fue cuando nos convirtieron, con muchas desinteligencias a la vez. Después impusimos el ritmo y nos costó ante un rival que se vio que tenía como objetivo que pasara el tiempo”, añadió.

“Pudimos tener jugadores importantes que no habían llegado en su mejor nivel por diferentes circunstancias, y que nos permiten fijarnos más en el aspecto que más estábamos fallando, que era la creación de juego en el campo rival. Lo hicimos y entró gente del banco que aportó mucho, sobre todo en el segundo tiempo con Chile. Tenemos esa esperanza para este partido, en el que estaremos empujados por la necesidad que tenemos de que sea un resultado de victoria”, añadió.

Cuando se le preguntó si teme que un mal resultado pueda ser el comienzo de una crisis, fue tajante: “No temo a eso. Es como si me preguntaran si temo morir. En algún momento me voy a morir. Y las crisis aparecen en algunos momentos, pero yo no me dedico a vaticinarlas. No creo que haya especialistas en vaticinar crisis, pero si quieren hacerlo, que lo hagan. Como ha ocurrido muchísimas veces y después se tuvieron que esconder atrás del árbol. No estoy vaticinando que vamos a salir de esto. Sí que estamos trabajando para hacerlo”, concluyó.